Buscar



Buscando soluciones para el 223

Zósimo Nogueira

 

Ya cuando se elaboraban estrategias y normas para eliminar al 222, previendo las consecuencias de retirar a los policías de las tareas de custodia de valores propusimos una solución para mitigar sus efectos.

La propuesta apunta a continuar brindando un servicio de calidad, a mejorar la calidad de vida de la familia policial y a aumentar el nivel de seguridad de la comunidad toda.

Estando aún en actividad, le propusimos por escrito al extinto Inspector Nacional de Policía Sergio Guarteche que se habilitara a los policías que hubieren pasado a retiro voluntario a efectuar servicios de custodia de valores durante los cinco años siguientes a la fecha de su retiro.

Ese servicio continuaría bajo la responsabilidad y contralor de las unidades ya habilitadas o por una especifica que se creara o designara.

Los policías jubilados lo realizarían vistiendo uniforme y portando armas personales o del Instituto Policial, mantendrían  las potestades y el status policial durante el desempeño de su actividad  y permanecerían sujetos al régimen disciplinario, pudiendo ser cesados de esta prestación por falta grave o mala conducta.

 

Beneficios que se lograrían

con esta propuesta

 

Mayor oferta de personas habilitadas y preparadas en tareas de seguridad para cumplir con las demandas de organismos públicos y la comunidad.

Utilizar la formación y experiencia de un gran contingente de policías con conocimiento del funcionamiento de las unidades policiales, vínculos con las mismas y su personal.

Al continuar subordinados laboralmente al instituto policial se mantiene el apoyo institucional que constituye una fortaleza muy significativa para la prestación del servicio.

Los controles sobre el servicio por parte de personal superior, le dan un sello de calidad, por la capacidad de visualizar inconvenientes, obstáculos y la posibilidad de solucionarlos.

Este personal policial calificado y experiente posibilita una mejor respuesta ante acciones delictivas y logra un aumento de la acción preventiva por el simple hecho de la circulación habitual de miles de policías por rutas, caminos y calles del país.

Beneficios para el funcionario policial.

Posibilidad de mejorar su nivel de vida con un plus salarial a su jubilación.

Posibilidad de cumplir jornadas laborales de 8 horas y hasta 4 horas extras, sin afectar ni disminuir la prestación de servicios de los demás policías que se encuentran en actividad.

Trascurridos  los cinco años se haría un prorrateo de los aportes previsionales realizados y se elevaría su sueldo con un nuevo cálculo presupuestal.

Beneficio Institucional

Mayor capacidad de respuesta a demandas de contratación de personal por el régimen establecido en el artículo 222 de la ley 13318/64.

Mejora en el nivel de seguridad, por aumento del número de uniformados circulando por el país.

Ahorro presupuestal, puesto que este personal seria pago por las firmas contratantes.

Ingreso de dinero fresco a las arcas de las diversas unidades ejecutoras por concepto del porcentaje asignado a gastos administrativos y de contralor.

Otros considerando.

Con la medida de suprimir el 222 en pro de generar mejores prestaciones del servicio policial, se logró solo muy parcialmente el fin propuesto.

Hubo una mejora salarial y se intentó promover el trabajo único pero como consecuencia se disminuyo la presencia policial en las vías de tránsito, espacios públicos y transportes colectivos.

La sola presencia de esos prestadores del servicio 222 uniformados y armados desestimulan la acción delictiva, y habiendo más servicios no ordinarios, había más movilidad de efectivos policiales.

Con esta propuesta no solo, no se bajaría el número de efectivos sino que se elevaría el número de uniformados sin incremento presupuestal.

Estando ya liberado de las prohibiciones que impone la ley a los retirados policiales insistiré con esta propuesta que será promovida a nivel interno partidario.

Somos sabedores de que muchos policías retirados integran las plantillas laborales de muchas empresas de seguridad, pero no es lo mismo una prestación de servicios de seguridad institucional que empresarial.

 

Cómo reencauzar la función policial

en la custodia de valores

 

Para las grandes empresas y para los organismos del Estado pudiera utilizarse el artículo 193 de la ley 12376 que habilita a la contratación de policías eventuales.

Para ello habría que realizar una adecuación de esos servicios de  seguridad y custodia de valores a la ley orgánica policial. Pues la prestación de servicios policiales es resorte exclusivo del Poder Ejecutivo a través del Ministerio del Interior, debiéndose mantenerse su estructura jerárquica  y dependencia institucional.

Algo similar a esto, como ya hemos dicho, se ha realizado con la Intendencia Municipal de Montevideo.

Pero la interrogante continúa. ¿Cómo solucionar el tema de las pequeñas empresas, del comercio, de la ciudadanía, y de quienes realizan esa actividad como medio de vida?

Pudiera habilitarse a quienes son prestadores de este servicio a inscribirse como empresas unipersonales, topeando el horario de prestación de servicios y cobrando algún plus por el uso de uniforme y arma del Estado.

 

Simplificando -  simplificando

 

Todo esto es posible, pero lo mejor es desandar el camino y modificar el artículo 206 de la ley 18719 del 27/10/2010 sobre reducción de horas para realizar 222, volviendo a las 4 horas diarias que es lo que usualmente cualquier trabajador realiza como horas extra, lo que da un total de 120 o 124 horas mensuales.

A eso le agregaría que el mes que está franco por su licencia anual pudiera hacer un horario más extenso. Considero que en la actividad laboral de las personar deben primar la voluntad personal y la libertad de elegir.

La tramitación, asignación, distribución, contralor, y actividad financiero contable continuaría bajo la órbita de las diversas unidades ejecutoras habilitadas y los servicios se brindarían acorde a la ley 13318 Artículo 222, y modificativas.

Este es nuestro modo de ver y nuestras propuestas.

Deja un comentario