Buscar



Cavando la fosa

Leonardo Vinci.

El Frente Amplio, inició su peregrinar rumbo al cadalso. Hace pocas horas su Congreso Nacional aprobó promover la eliminación de la prisión preventiva obligatoria de adolescentes que cometan delitos graves y gravísimos, y que no se mantengan sus antecedentes penales.

La conocida directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo, Fabiana Goyeneche, expresó: “La historia dice que ese tipo de medidas no ayudaron a reducir la cantidad de delitos”.

Para establecer que no haya prisión preventiva obligatoria por la comisión de delitos graves a infractores que tengan entre 15 y 18 años y eliminar los antecedentes penales por esos mismos delitos cuando lleguen a la mayoría de edad, sería necesario derogar la ley 19.055 modificativa del artículo 116 bis del Código del Niño y el Adolescente, que hoy obliga a mantenerlos.

Dicha norma data del año 2011, cuando se discutió sobre la realidad de la minoridad infractora, y se buscó un acuerdo multipartidario que evitara el plebiscito por la baja de la imputabilidad.

La propuesta de la Sra. Goyeneche, aunque parezca extraída de una muy mala película de ciencia ficción (y bajo presupuesto), es de una inconmensurable irresponsabilidad.

Dijo también que “lo que se trató de hacer es eliminar la privación de la libertad obligatoria antes de tener condena para los delitos graves”.

“Se trata de evitar medidas criminalizadoras, que lo único que han logrado es aumentar la cantidad de población carcelaria adolescente y que van en contra de la normativa internacional a la que se adhiere Uruguay en materia de derechos de los niños y los adolescentes”, remarcó.

Por otra parte, lo que propone es “profundizar las medidas alternativas la para la privación de libertad que son las que se han puesto en marcha en los últimos años en las políticas públicas, y que mostraron que han dado muy buenos resultados”.

Lo de Goyeneche es como una invitación a los adolescentes a delinquir de la peor y violenta forma sin que haya consecuencias y por lo tanto resulta imperdonable.

El Frente Amplio terminará pagando un precio altísimo por sostener estas ideas que resultan tan demagógicas como peligrosas.

 

Deja un comentario