Buscar



Engaña pichanga

Zósimo Nogueira

 

Ley de partidos. Donaciones, regulación de apoyos económicos  y distribución de espacios televisivos

El oportunismo de promover la regulación asegurándose más beneficios. Manipulando los resultados electorales pasados, obtenidos en otra realidad y contexto, procuran sostenerse en el poder con el uso de mayores espacios propagandísticos.

Machacando logros e imposibilitando a la oposición el desarrollo de errores, inequidades y favoritismos de la gestión de gobierno.

Un buen gobierno hace propaganda en el día a día con obras y beneficios para la comunidad.  Ciertamente también tiene sus puntos negativos cuando causa  perjuicios, restringe derechos, o aumenta la carga tributaria

Porqué asignar beneficios propagandísticos a quién detenta el poder. No existe mejor propaganda que una buena gestión.

Si fue buena para todos “brillante”  Si lo fue para las mayorías será suficiente para prolongar su estadía en el poder y si solo ha sido beneficiosa para unos pocos, seguramente será reprobada.

Y ahora cuando surgen tantos cuestionamientos, cuando se van diluyendo contenidos ideológicos y disminuye el apoyo popular, a alguien se le prendió la lamparita y procuran un beneficio encubierto en principios de trasparencia.

Es como aquel deportista que va a competir y para asegurarse el triunfo utiliza estimulantes y como de explotar ventajas si saben; lo promueven con mayoría parlamentaria y con argumentos manipulables

Creo que en lugar de limitar los aportes individuales o de empresas a los partidos políticos debería mirarse con más atención al patrimonio de sus operadores comprobando la veracidad de lo que declaran cuando aceden a un cargo público.

Al momento de ocuparlo y al cese en su desempeño. Es tan fácil.

Simplemente con un correcto ejercicio de la recepción y contralor de las declaraciones juradas ya establecidas para quienes ocupen cargos en la función pública.

De constatarse falsedades deben realizarse las averiguaciones administrativas que correspondan, y si amerita dar intervención a la justicia.

Volviendo a la limitación de donaciones en dinero a los partidos, esto no es más que un “engaña pichanga” pues hay tantas maneras distorsivas de contribuir como puedan imaginarse.

Las contribuciones declaradas tienen visibilidad, aunque se contraponen con los principios del voto secreto pues exponen al colaborador a prejuicios y cuestionamientos por develar preferencias políticas. Ello condiciona y para ocultar sus preferencias se practican ocultamientos, y desvíos de proceder. Las otras donaciones, las que apuntan a fines espurios no requieren de un recibo para deducir aportes y son en pago de una prebenda o beneficio ya obtenido o para obtener.

Estas colaboraciones o aportes económicos que generan compromisos y condicionan el correcto proceder de los políticos  no van a las arcas de los partidos, sino a la de los involucrados.

Las colaboraciones también pueden hacerse en “especies” pagando jornales a distribuidores de listas, pintores de leyendas, colocadores de afiches etc etc. Adquiriendo, arrendando o prestando locales; pagando espacios radiales o televisivos; carteles, transporte, combustible; pasajes etc etc.

Como controlar e impedir que un productor rural done una o cien reses; que un frigorífico done 100 o mil kilos de embutidos, o un comerciante provea un millón de impresos o banderas.

Considero que son temas de opciones políticas y de libertad y no debieran ser objeto de condicionamientos o restricciones.

Lo que importa es el uso de los recursos públicos como si fueran propios obteniendo y otorgando beneficios.

Importan los contratos de publicidad `por parte organismos estatales, generadores sin duda de un retorno de atenciones.

Publicidad que siempre tiene fin propagandista al promocionar una gestión, pues se captan adhesiones y promocionan figuras.

Considero injusta y desmedida la pretensión gubernamental de cuantificar el uso de espacios televisivos en base al resultado electoral de cinco años atrás pues lo que se va a someter a la evaluación pública  es la gestión posterior.

El resultado electoral fue retribuido con la adjudicación de los cargos públicos en disputa, con la posibilidad de efectuar nombramientos en la órbita de todos los poderes del estado y ha sido compensada con el pago de las partidas retributivas establecidas por cada voto recibido. U$S1,5 en elecciones internas, U$s10 en elecciones nacionales y U$S 1 en el ballotage. Con ese criterio habrá una doble compensación.

Los más desprolijos quieren trasparencia. Los que inflaron la gestión de Sendic con horas y horas de propaganda sobre Ancap. Propaganda sobre inversiones, negocios y negociados como los realizados con Ecuador y Venezuela que presentaban exitosas transacciones generando credibilidad sobre hechos falsos.

Tan exitoso fue el aluvión publicitario que lo  coloco en el sillón de Vice Presidente desplazando a sus propios compañeros.

Quieren cristalinidad luego de superpoblar al Estado, con empleos directos más todos los empleos indirectos con la trapisonda de ONG y contratos laborales.

Cristalinidad. Quienes tuvieron como Ministro de Salud Pública a un extranjero inhabilitado y que hoy realizan contratos a profesionales de la salud por 6 meses, los cesan y luego los vuelven a contratar para no pagar ni licencias, ni aguinaldos. Lindos protectores de la clase trabajadora y el PIT CNT calladito. Son oportunistas.

O acaso se va  impedir a Novick de presentarse a elecciones en el partido que el mismo creo y el mismo financia. Esto desvía la atención e intenta sacar una nueva ventaja aprovechando las mayorías parlamentarias avasalladoras de las minorías.

Son las reglas del juego pero se promueven acciones anti republicanas.

Se pretende parecer honesto, incorruptible, cristalino cuando lo realmente importante no es parecer sino serlo.

Eso aspiramos quienes defendemos el pensamiento republicano.

 

Deja un comentario