Buscar



Raúl Sendic no es el único responsable

Tabaré Viera

Raúl Fernando Sendic Rodríguez no es simplemente un militante, ni solamente un dirigente importante del Frente Amplio. No es más o menos importante por ser el hijo del fundador del MLN-Tupamaros, Raúl Sendic Antonaccio, es ni más ni menos que el Vice Presidente de la República, es el número dos de la institucionalidad uruguaya y lo es por elección, primero, de su fuerza política. Fue el propio Frente Amplio quien lo eligió para ser el segundo de la fórmula presidencial. Por lo tanto Sendic es responsable, por supuesto, de las barbaridades que hace, pero también lo es el Frente Amplio que lo puso allí, no en cualquier lugar, sino en la presidencia de la Asamblea General y como Presidente de la República alterno, pues varias veces ha asumido tal responsabilidad.

El nuevo escándalo protagonizado por Raúl Sendic, vinculado al uso privado de una tarjeta corporativa de ANCAP, otorgada cuando era presidente de la empresa petrolera, pasó al  tribunal de conducta del Frente Amplio.

Nuevamente Sendic ha colocado a su Partido, a quienes lo nominaron a ese distinguidísimo cargo y a quienes ya lo perfilaban como futuro candidato presidencial, en la delicada y difícil situación de evaluar una irregularidad cometida por él con abuso de su jerarquía, ni más ni menos que en la situación de juzgar la conducta del primero en la sucesión presidencial.

Y están obligados a hacerlo o quedarían frente a la opinión pública avalando su conducta por omisión.

Se dice comúnmente que en política no hay muertos, pero yo y muchos miles de uruguayos estamos convencidos que el Sr. Sendic, a esta altura de los acontecimientos, está en una posición muy difícil para que pueda pensarse seriamente que tenga un futuro político activo. Es más, creo que existen decenas de miles de votantes frenteamplistas que desearían que dimitiera ya a su cargo y se retirara de la actividad política y a juzgar por la cantidad de renuncias a su propia lista 711 que se van acumulando, no es disparatado pensar que hasta para  su propio sector,  Raúl Sendic es actualmente una pesada carga.

Ahora bien, el Tribunal de Conducta del FA tendrá que investigar y determinar si los gastos efectuados por Sendic en su gestión al frente de ANCAP, desde 2008, referidos al uso de una tarjeta de crédito de la Empresa, fueron para uso y beneficio del Ente o para beneficio personal. Parece difícil comprender que la compra de bienes personales como ropa deportiva, por ejemplo, fueran adquiridas para que quedaran en propiedad de ANCAP, porque la ropa de los directores no está dentro de los beneficios que el cargo otorga más allá del salario. Por lo tanto la ropa comprada aún en el exterior seguramente debió ser devuelta al organismo o reembolsado su importe.

 

Posibles resultados

 

La investigación de esa Comisión partidaria podrá tener dos resultados: o no encuentran irregularidades en la cuestión y tendrán que explicar cada uno de los gastos, algunos ya publicados y que ascienden según lo mencionado a $ 538.973 y 38.325 dólares entre 2010 y 2013 o no pueden explicar o justificar algunos de ellos como gastos corporativos y en ese caso estarían  constatando por lo menos una falta grave y un acto con apariencia delictiva. (¿Abuso innominado de funciones?)

En el caso de resultar un informe acorde a la primera posibilidad, el Frente Amplio, corporativamente e institucionalmente estará respaldando y avalando lo actuado por Sendic. Parece que en esa línea están algunos dirigentes y ni más ni menos que el propio Presidente Tabare Vázquez, quien en el Consejo de Ministros lo respaldó, refiriéndose a “otras campañas que han sufrido otros gobiernos de izquierda de la region, segun informó el Semanario Búsqueda”.

Si resulta la segunda hipótesis la pregunta es inmediata, ¿qué hará el Frente Amplio? ¿Pedirá una sanción política para Sendic y pondrá los antecedentes a disposición de la justicia?

Recordemos una vez más que se trata del Vice Presidente de la República, en este caso debería solicitarse un juicio político ya que no es un legislador más, que podría ser enjuiciado con el levantamiento de sus fueros parlamentarios.

El Frente Amplio tiene una gran responsabilidad, pues como hemos dicho ningún Partido Político, ninguna institución pública o privada está libre de que uno de sus miembros se equivoque o sea infiel, la diferencia está en cómo reacciona ese Partido. Nuestro Partido Colorado nunca dejó de sancionar a quienes cometieron faltas, nunca. Esperamos la misma actitud de otros, por el bien y por el fortalecimiento de la democracia y mucho más lo esperamos del Partido de gobierno.

En el mundo entero y también en nuestro Uruguay la ciudadanía levanta su voz de desconfianza y de descrédito contra el sistema democrático y republicano frente a crecientes actos de corrupción por parte de políticos en el gobierno. Creo que es un error generalizar y poner en riesgo el mejor sistema hasta ahora conocido más allá de sus errores, pero somos nosotros, los propios actores políticos los primeros responsables de asegurar la total transparencia en la gestión pública. Somos nosotros los representantes públicos los que debemos exagerar en la lucha por la prevención de la corrupción. Somos nosotros los humildes representantes de la voluntad popular quienes debemos ganarnos su confianza y restablecer el crédito imprescindible para pedirles los sacrificios en la horas más complejas que periódicamente tocan vivir.

Por ello auguramos tiempos nuevos, tiempos de cambios y trabajamos para ello y empezamos por reclamarle al gobierno que actúe de acuerdo a esos principios esenciales de una correcta gestión gubernativa.

18157510_10208979572305782_8602017345453104678_n copia

Deja un comentario