Buscar



Tolerancia es también arte

Juan Ramón Rodríguez Puppo

Este ejercicio de expresar ideas, a través de artículos, blogs o simples frases con contenidos debe ser de los aportes más sanos y frescos que nos han traído las redes sociales.
Para los que nos gusta exteriorizar nuestras ideas filosóficas o políticas …Facebook es un vehículo fantástico de aproximación a otros seres pensantes para brindarles nuestra cara de la verdad. La cara que nosotros vemos que no quiere decir que sea la verdad. Twitter es otra herramienta muy interesante porque te obliga a comprimir ideas en 140 caracteres. Hoy por suerte han duplicado esa capacidad pero aún así no siempre uno puede expresar toda la idea que tienes en mente. Algunos usan el humor, otros la ironía y otros el agravio. En mi caso particular evito el último pero no me resisto al uso de los otros dos para potenciar mi muro no solo con ideas sino también intentando dejar una sonrisa en el lector. Me consta que no todo lo que escribo no ha de ser del agrado de mis amigos. Y me pasa también que no todo lo que leo de mis amigos me satisface o place. No obstante ellos están y estamos en nuestro derecho a expresarlo.
Dejar algo por escrito con contenido, aunque el mismo no sea compartible importa una suerte de actitud de desprendimiento. Sobre todo aquellos que se han preparado para hacerlo a través de sus lecturas, su interés por las cosas públicas. Están regalando su conocimiento a otras personas.

Y aunque sean ideas o propuestas que no gusten, nos están permitiendo conocer el otro ángulo de la verdad.

No acostumbro a alentar en mi muro interminables discusiones o debates inconducentes pero sí me place que alguien escriba su opinión discorde mientras sea con respeto.

El que quiera usar este muro para un reallity show no va a tener mucho espacio pero sí ..encantado de recibir cualquier tipo de aporte aunque no esté de acuerdo. En los muros ajenos muchas veces y de personas que aprecio mucho leo cosas hirientes y otras no tanto pero sí …aportes en los que discrepo. Debemos apartar la paja del trigo. Lo personal de lo filosófico.

erder los valores humanos de la fraternidad y la amistad porque no estoy de acuerdo con el otro en lo que piensa políticamente es de necios o de alienados. Comprometer amistades de años con otras personas sólo porque no te place su posición política o porque no es de equipo de fútbol te transporta años luz lejos de tu condición de ser humano civilizado y te aproxima a un primate que confirma la teoría darwiniana. Con la ventaja a favor de éstos que muchos de ellos tenían instintos animales de armonía con su entorno y no de agresión.

Tolerar el pensamiento ajeno, permitir que lo exprese y no ensuciar el muro ajeno con luchas inconducentes y palabras que no permiten un retorno amistoso es de una necedad que no merece mis respetos. Lo escribo a sabiendas que en tantos años tal vez uno haya cometido algún exceso y espero controlarlo esperando tolerancia a mis aportes y asegurando reciprocidad a mis contertulios. La política desde que me conozco me ha demostrado que es un tránsito dentro de la hoguera de vanidades donde es negocio comprar a la gente por lo vale y venderla por lo que cree que vale. Hasta eso uno debe entenderlo como humano y disculparlo a veces. Porque seguramente otros nos habrán disculpado a nosotros muchas veces por el mismo pecado.

Usar las redes con tolerancia sin ceder en la firmeza de las convicciones tal vez sea algo más que una destreza….tal vez ya sea un arte. El arte de esquivar las emociones negativas y transformarlas en comprensión. A no estropear muros ajenos y a no permitir que te enturbien el tuyo. Que cada uno opine como le guste en su casa.

Ese arte..te invito y me invito a practicarlo.

Deja un comentario