Buscar



Un Canciller entre “GIC”, y “Mecanismo Montevideo”

Lorenzo Aguirre

El Ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país, Rodolfo Nin Novoa, había señalado que, el conflicto en Venezuela se debía tratar dentro de un diálogo sin condiciones, pues, de lo contrario, sería más difícil conseguir un resultado favorable: “si nosotros decimos que tiene que haber elecciones en tal momento, que tiene que cambiarse la Corte Electoral, que tiene que liberarse a los presos políticos, estamos poniendo condiciones. Nosotros – acotó Nin Novoa – vamos al diálogo, sin condiciones”. Veinticuatro horas más tarde, el Canciller cambió radicalmente su postura, apoyando la declaración del “Grupo Internacional de Contacto (GIC), pidiendo “elecciones presidenciales libres y creíbles”.

 

Aparentemente se llamó a un diálogo, pero a decir verdad, sin representantes de las partes involucradas – ni del ultraizquierdista Nicolás Maduro, ni de Juan Guaidó –, por tal motivo esa conversación fue, entre miembros de los países europeos, latinoamericanos, y Comunidad del Caribe, marcando el llamado “Mecanismo Montevideo” – siempre aparece alguna tontera rimbombante –, teniendo como finalidad estar a disposición de las dos partes, y a través del diálogo no solo buscar un acercamiento, sino llegar a una solución al conflicto.

Ahora, bien, sin enviados de las dos partes, todo se transforma en pérdida de tiempo.

Quizá, ¿“ganar tiempo”?… una postura tendenciosa, a favor del dictador, porque para dicho debate ese “mecanismo” hace un llamado a una segunda vuelta, a efectos de ver la posibilidad de aliviar la problemática y buscar – sin apresuramiento – puntos en común.

Pero, luego, viene una tercera sección, la cual tentaría la manera de suscribir acuerdos, y por último el cuarto acto de este culebrón, para hacer efectivas las supuestas obligaciones contraídas.

Entre los cuatro bloques de dicha propuesta existen – como en toda obra teatral – intervalos, entonces, entre una cosa y otra vamos demorando la solución.  “Que los venezolanos sigan con hambre revolviendo angustiosamente los tachos de basura, sin medicamentos, ni recibir ayuda humanitaria, y gozando del gobierno de Nicolás Maduro”, porque al decir de la precandidata Carolina Cosse, Venezuela tiene una democracia diferente, no existe una dictadura.

Junto al Canciller uruguayo Rodolfo Nin Novoa, durante la Cumbre de Montevideo se destacaba la figura de Federica Mogherini, Alta Responsable de la Unión Europea para la Política Exterior; en primera instancia había puesto algo más que énfasis en manifestar: “no se trata de abrir un proceso formal de mediación o diálogo, sino apoyar una dinámica política”.

Asimismo – como quien no quiere la cosa, con tono de “ingenuidad”, Mogherini dejó deslizar sutilmente: “es un hecho que Europa no tendrá la mayoría necesaria para reconocer a Guaidó”.

Al igual que Nin Novoa, a las veinticuatro horas la Alta Comisionada Federica Mogherini señalaba: “el Grupo Internacional de Contacto (GIC) – así se denomina oficialmente – apunta a forjar un abordaje internacional común para apoyar una resolución democrática, con elecciones libres”.

Por último, la mencionada delegada de la Unión Europea para los asuntos exteriores complemento diciendo que se deben establecer garantías para un proceso electoral creíble y en el menor tiempo posible, además de permitir la entrega urgente de asistencia, de acuerdo a los principios internaciones de ayuda humanitaria.

También, se pronunció la necesidad crucial de restaurar la plena democracia, el Estado de Derecho, la separación de poderes, y el respeto por el mandato constitucional del país, más particularmente la electa democráticamente Asamblea Nacional.

Uruguay, a dos puntas, apoyando por un lado el “Mecanismo Montevideo”, pero firmando la convocatoria del Grupo Internacional de Contacto – Bolivia, se negó -, entidad que tendrá una duración de noventa días, y llegado el momento se esperará resultados positivos para comenzar un diálogo.

¿Qué diálogo?

¡Ninguna de las partes implicadas quiere hacerlo!

Se volvió a repetir que la posición del gobierno uruguayo, es “neutral”.

¡Me reí todo el fin de semana!

No existe ni existirá ninguna “neutralidad”, porque nuestro gobierno apoya al chavismo, como asimismo al régimen de Cuba.

El Grupo Internacional de Contacto tenía la intención de presentar en el documento de referencia, el tema de liberación de presos políticos, pero Uruguay lo rechazó – ¿de cuál neutralidad me hablan? -, resaltando al mismo tiempo que “no hay giro” en la posición respecto a ese punto, y se continuará sin reconocerlo.

Por último, refiriéndose a Juan Guaidó, el Canciller Nin Novoa, dijo: “es inadmisible que una persona se autoproclame presidente de la República.

Más allá que lo inadmisible es la dictadura de Nicolás Maduro, y los sesenta años de totalitarismo cubano – aunque son “democracias diferentes” -, es oportuno preguntar: ¿es realmente una autoproclamación?

Juan Guaidó respondió a la Normativa Constitucional de Venezuela, porque si las elecciones del año pasado se decretan como falsas, se produce al final del mandato un vacío de poder, y como previsión constitucional – de acuerdo a los Art., 233, 333, y 350 – debe asumir el presidente de la Asamblea, que, en esta oportunidad le corresponde casualmente a Juan Guaidó – podría haber sido otro el presidente y ocurriría lo mismo -, quien es responsable de recibir la presidencia, destrabar la situación conflictiva del país, y llamar a elecciones.

Por lo expresado, Juan Guaidó no se autoproclamó – ese término ha sido tendenciosamente utilizado por la corrupta izquierda y puesta en acción por periodistas y medios de comunicación oficialistas, a los cuales fanáticos serviles del chavismo – comunismo, y terroristas del continente, se sumaron para divulgar -, puesto que, el pasado cinco de enero fue nombrado presidente de la Asamblea Nacional.

El diez del mismo mes, terminó constitucionalmente el período de Nicolás Maduro, quedando entonces ese vacío de poder, y de acuerdo a las Leyes de Venezuela, está previsto que, ese poder sea tomado por el Presidente de la Asamblea y posteriormente llame a elecciones nacionales.

 


6

6

Deja un comentario